Publicidad

Después de perder millones de usuarios que se han mudado a otras aplicaciones, WhatsApp recula y atrasa los tiempos de implementación de su nueva política de privacidad.

WhatsApp ha anunciado que su política de privacidad se implementará en marzo y no en febrero. En ningún momento se han indicado cambios en la forma de compartir los datos con Facebook o una rebaja en el abuso que supone esto. La aplicación hará lo que tenía pensado, pero lo hará más tarde.

La estrategia parece clara: dar un poco de tiempo a la polémica e implementarla más tarde para ver si todo queda en una anécdota. WhatsApp alega que este tiempo extra es para que los usuarios puedan entender mejor lo que supone el cambio en su política de privacidad y se aclaren las noticias falsas que están corriendo por Internet.

Publicidad