Unas 3 mil personas, sin mascarilla ni distancia, protestaron en Madrid contra las medidas antiCovid

Publicidad

Unas 3,000 personas protestaron en Madrid contra el uso obligatorio de cubre bocas, muchos sin mascarilla o con ella bajada y sin respetar la distancia de seguridad.

Fue una protesta a la que había anunciado su asistencia el cantante Miguel Bosé, a quien no se le vio en la misma, y solicitada a la Delegación del Gobierno por un profesor de yoga valenciano que sostiene que la pandemia «no existe». Los manifestantes dieron vueltas a la plaza coreando lemas como: «Libertad, Libertad», «falsos test, falsos positivos», «no somos delincuentes, queremos respirar» o «televisión manipulación».

El impulsor de la protesta fue Fernando Vizcaíno, profesor valenciano de yoga y creador del canal de youtube Rebelión en la Granja, cerrado hace unos días por la plataforma. Vizcaíno sostiene que «no existe ningún virus apocalíptico que esté matando a la gente», que la pandemia del Coronavirus es una «farsa» orquestada por las élites gobernantes con la connivencia de los medios de comunicación «para atemorizar a la ciudadanía, confinarnos y quitarnos nuestros derechos y libertades».

Según su teoría, la Covid-19 habría sido inoculada a la población a través de la vacuna de la gripe. «La gente que ha muerto realmente por esta nueva sintomatología, la tormenta de citoquinas, los trombos en los pulmones, lo han hecho por lo que han inyectado con las vacunas de la gripe. Está más que comprobado. Y los que no han muerto directamente por eso, han muerto por ser entubados y ampliar la sintomatología provocada por esta toxina, este veneno que han introducido a través de las agujas en el cuerpo de nuestros ancianos y seguramente de algunos médicos», decía el 14 de agosto en un vídeo en el que animaba a acudir a Madrid.

Pese a que la concentración tenía permiso de 18.00 a 19.00 horas, llegada la hora, un numeroso grupo permaneció en la plaza pese a la insistencia de la Policía para que desalojaran. Al filo de las 20.00 horas muchos continuaban la protesta entre gritos de «Policía, únete».