Una máquina le quitó el brazo y médicos del IMSS León se lo regresaron

Publicidad

Redacción

León.- Melissa, sufrió un accidente en una la máquina de la empresa donde trabajaba en San Francisco del Rincón, primero fue la sorpresa luego vino el terror cuando se vio atrapada y la ropa manchada de sangre, un calor fluía y la confusión se apoderaba de ella, para luego darse cuenta que había sido arrancado de su cuerpo el brazo derecho.

“Al momento del accidente no sentía dolor, pero sí pánico, gritaba y pedí ayuda a mis compañeros. Me sentía incompleta, creía que mi brazo se había destruido totalmente y los médicos me dijeron que no me aseguraban salvar mi extremidad, pero que iban a hacer su mejor trabajo. Me estaba haciendo a la idea que perdería mi brazo”, dijo Melissa.

Luego de sufrir el accidente, Melissa fue trasladada al Hospital General de Subzona (HGSZ) No. 7 de San Francisco del Rincón y posteriormente, debido a la atención que requería, a la Unidad Médica de Alta Especialidad del Instituto Mexicano del Seguro Social (UMAE) número uno en la ciudad de León.

Melisa ingresó en estado de choque y con pérdida importante de sangre, por lo que inmediatamente tuvo que ser estabilizada y a los veinte minutos de haber ingresado al nosocomio inició el trabajo médico en quirófano que se dispuso a reimplantarle totalmente su brazo, en una intervención de siete horas

Para lograrlo se tomaron injertos de la pierna izquierda de la paciente para darle nuevamente circulación a la extremidad amputada y lograr que ésta sobreviviera. No sólo se trabajó en la revascularización, además participaron las especialidades de Traumatología y Ortopedia, Cirugía Reconstructiva y Angiología.

La especialidad de Cirugía Reconstructiva trabajó en los vasos y nervios afectados para lograr el reimplante y aunque el pronóstico funcional de la extremidad es reservado, se logró un gran trabajo en lo estético para beneficio de la derechohabiente, al no perder su brazo completo.

Por su parte, la especialidad de Traumatología y Ortopedia unió el hueso haciendo una reconexión y dando estabilidad y soporte a la extremidad por medio de un fijador externo, el cual se mantendrá de cuatro a seis meses, después iniciará con rehabilitación para evitar que el brazo se contraiga.

Hoy Melissa agradece a Dios estar con vida y el trabajo hecho por los cirujanos del IMSS: “Volteé y vi mi brazo. Sentí un gran alivio al saber que mis doctores habían logrado reconstruirlo. Gracias a ellos estoy completa, tal vez no recupere el movimiento, pero sé que hicieron su mejor trabajo. Estoy muy agradecida de que exista el IMSS y doy gracias a todos por el trabajo que realizaron. Soy una muestra de que hacen una gran labor y la hacen muy bien”.

El agradecimiento de la familia de la joven trabajadora de 20 años fue total su mamá expresó que: “la atendieron muy bien desde que llegó, dan muy buen servicio; le dedicaron el tiempo que necesitaba, hicieron todo lo posible por mantener su brazo, que es lo que ella quería. Estoy muy agradecida por lo que han hecho por mi hija”.

La UMAE No. 1 trabaja con un equipo multidisciplinario de diversas especialidades, soportado por el personal de enfermería, terapia intensiva, urgenciólogos, intensivistas, anestesiólogos, entre otros, que representan al hospital por la calidad humana y profesional con la que se realiza el quehacer institucional diariamente.

El equipo multidisciplinario de la UMAE No. 1 que atendió el caso de Melissa estuvo encabezado por la Dra. Alma Érika Hernández Plata, médica intensivista y jefa del servicio de Admisión Continua; el Dr. Ranulfo Cendejas Mendivil del servicio de Angiología; el Dr. Juan José Fernández Cadena del servicio de Cirugía Reconstructiva y los doctores Luis Javier Ávila Reyes y Rafael Ángel Bonilla Salcedo, ambos del servicio de Traumatología y Ortopedia, entre muchas otras compañeras y compañeros IMSS.

RC

Publicidad