Redacción

Estados Unidos.- Un hombre presentó una demanda contra Twitter por 500 millones de dólares argumentando que la plataforma lo etiquetó como un ‘pirata informático’ por lo que comenzó a recibir críticas negativas hacia su negocio, así como amenazas a su persona y propiedad en línea, por lo que se vio obligado a cerrar su negocio.

El demandante, John Paul Mac Isaac, explica en su denuncia que no es un hacker, sino que, debido a su profesión, se le pidió que recuperara información de una computadora dañada “supuestamente identificada como propiedad Hunter Biden” esto en abril de 2019.

Una vez completada la recuperación, intentó ponerse en contacto con el propietario de la computadora y cobrar la cantidad que le adeudaba por el servicio, sin embargo, nadie respondió por la reparación ni volvió para reclamar el equipo.

El diario ‘New York Post’ reveló una serie de correos electrónicos el año 2015 en donde supuestamente un alto ejecutivo de una empresa energética en ucraniana le agradece a Hunter Biden, el hijo del próximo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por haberle invitado a Washington para presentarle a su padre, quien era entonces vicepresidente de la administración de Obama.

De acuerdo con el hombre, entonces propietario de ‘The Mac Shop’, entre finales de julio de 2019 y el 14 de octubre de 2020, interactuó con el FBI y Robert Costello, abogado de Rudy Giuliani, quien es el abogado personal de Donald Trump, en varias ocasiones.

Basados en este acontecimiento, el medio ‘NY Post’ publicó un artículo después de recibir información de Giuliani, según la demanda procedida por Isaac, quien también enfatizó en que desconocía que la publicación tenía información del disco duro de la computadora.

El medio mencionó directamente a John Paul Mac Isaac, el propietario de un taller de reparación de computadoras de Delaware como la fuente de la computadora portátil de donde se obtuvieron los supuestos correos que involucran a los Biden.

La historia comenzó a tomar relevancia, Twitter tomó la decisión de bloquear la URL del artículo del ‘New York Post’, citando su política existente sobre materiales pirateados y descontinuando la credibilidad de la fuente, por lo que decidió bloquear el acceso al artículo.

Twitter define ‘piratería’ de manera vaga para incluir la obtención de documentos sin autorización, y no nombró a una persona específica como ‘pirata informático’, y debido a que ‘The Post’ dijo que obtuvo indirectamente sus archivos a través del abogado de Trump, Rudy Giuliani, quien a su vez los obtuvo de Mac Isaac.

El hombre exige 500 millones de dólares como compensación y una disculpa pública por parte de la red social.

Con información  de El Universal

Publicidad