Redacción

Yemen.- Después de los ataques de misiles dirigidos al aeropuerto de Aden, al menos 16 personas perdieron la vida y medio centenar resultaron heridas a causa de las tres explosiones.

Según los datos de la agencia EFE, los siniestros tuvieron lugar en momentos distintos, dos estallidos en la terminal principal del aeropuerto y un tercero a la entrada del mismo, justo en el momento en el que aterrizó el avión que transportaba a los ministros del nuevo Gobierno, quienes, por cierto, resultaros ilesos.

El primer ministro yemení Maeen Abdelmalik Saeed condenó a través de su cuenta de Twitter este atentado del cuál calificó de “acto terrorista cobarde” y consideró que “forma parte de la guerra que se libra contra el Estado yemení y su gran pueblo”.

El ataque “sólo aumentará nuestra insistencia en cumplir con nuestros deberes hasta el final del golpe y el restablecimiento del Estado y la estabilidad” en el Yemen, afirmó en referencia al movimiento ‘chií hutí’, que le disputa el poder al Gobierno desde 2014.

El vicedirector de la oficina del Ministerio de Salud en Aden, Muhammad Rubaid, confirmó que el saldo de víctimas asciende a 16 muertos y 50 heridos hasta el momento.

El ministro de Información yemení, Muamar al Eryani, acusó directamente a los rebeldes hutíes como los perpetradores, y afirmó que lo sucedido no impedirá que los miembros del Ejecutivo lleven a cabo su “deber nacional”, porque su “sangre y alma no es más preciosa que la de los yemeníes”.

El enviado especial de la ONU para el Yemen, Martin Griffiths, también se pronunció al respecto y condenó el ataque, lamentó la muerte y heridas de civiles inocentes y calificó esta tragedia como un “acto inaceptable de violencia es un trágico recordatorio de la importancia de que el Yemen vuelva rápidamente al camino de la paz”.

 

AC

Publicidad