Redacción

México.- La Comisión Federal de Electricidad (CFE) dio a conocer que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) estará “obligado a sacar de operación” parte de la generación renovable, proveniente de plantas de empresas privadas, todo para asegurar la confiabilidad del sistema y evitar apagones como el de la semana pasada.

En conferencia, Manuel Bartlett, director de la CFE, dijo que están investigado la procedencia del documento apócrifo que presentaron la semana pasada y con el cual justificaban los hechos, es decir, la quema de pastizales, que provocaron el desbalance.

 “El hecho, es fundamental recalcar que no tiene nada que ver el documento falso con el evento que sí ocurrió; todas las pruebas, el pasto quemado, las fotografías, todo eso demuestra que sí ocurrió ese fenómeno y sus secuelas”, dijo el director de CFE.

Sin embargo, insistió en que también se estaban enfrentando a la debilidad del sistema provocado por la intermitencia de los parques de tecnología renovable.

 “Este tipo de centrales eléctricas, además de requerir respaldo de generación convencional, carece de la inercia mecánica y no tiene capacidad para apoyar en el restablecimiento del sistema a una condición estable. Como medida preventiva en demandas bajas el Cenace se verá obligado a sacar de operación parte de la generación renovable intermitente para asegurar la confiabilidad del sistema nacional”, dijo Luis Bravo, director de Comunicación de la empresa.

Según la CFE el futuro próximo se duplicará la capacidad de generación intermitente, y con ello se incrementará el riesgo de confiabilidad del sistema, pues se esperan al menos 21 mil megawatts adicionales.

Por ello “será necesario disminuir este tipo de generación en mayor cantidad de horas del año. El sistema nacional no puede operar con exceso de generación intermitente y el Cenace está obligado por ley a limitar en cada nodo la capacidad máxima a generar, para asegurar la confiabilidad. Esto implicará para los generadores privados reducir su producción anual”.

Durante la conferencia insistieron aun cuando en las últimas dos décadas CFE invirtió 12 mil millones de dólares en obras, principalmente para la instalaciones de redes de transmisión, esto aún es insuficiente, pues el sistema no tolera mayores excesos de generación intermitente “mal planeada”; además advierte que no podrán construirse más infraestructura de respaldo que sólo favorecen a los generadores privados, pues esto tendría un impacto directo en el precio en las tarifas a 45 millones de usuarios.

Con información de Excelsior

RC

Publicidad