Publicidad

Redacción

México.- Las personas que sobreviven a un ataque del covid-19 con síntomas leves o incluso sin síntomas pueden agradecer a sus antepasados neandertales, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores encontraron una mutación genética que reduce el riesgo de infección grave por covid-19 en aproximadamente un 22%. Se encontró en todas las muestras que tomaron de ADN neandertal y en aproximadamente el 30% de las muestras de personas de origen europeo y asiático.

La región genética involucrada afecta la respuesta inmune del cuerpo a virus de ARN como el coronavirus, así como al virus del Nilo Occidental y al virus de la hepatitis C, informaron los investigadores el martes en Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Esta región codifica proteínas que activan enzimas que son importantes durante las infecciones con virus de ARN”, escribieron.

De acuerdo a los especialistas Svante Paabo y Hugo Zeberg del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, puede ser una de esas mutaciones que se ha transmitido a lo largo de los milenios porque ayudó a la gente a sobrevivir.

“Demostramos que un haplotipo en el cromosoma 12, que está asociado con una reducción de aproximadamente el 22% en el riesgo relativo de enfermarse gravemente con covid-19 cuando se infecta por el SARS-CoV-2, se hereda de los neandertales, por lo que el riesgo relativo de necesitar cuidados intensivos se reduce en aproximadamente un 22%”, agregaron.

El hallazgo podría ayudar a explicar por qué los pacientes negros son mucho más propensos a sufrir una enfermedad grave por coronavirus. Los neandertales, que se extinguieron hace unos 40.000 años, vivieron junto a los humanos modernos y, a veces, se cruzaron con los humanos modernos en Europa y Asia, pero no en África, y las personas de ascendencia puramente africana no portan ADN de neandertal.

El equipo utilizó muestras tomadas de más de 2.200 personas vivas con casos graves de coronavirus o controles compatibles. Encontraron una región genética que afectaba la susceptibilidad a enfermedades graves.

Luego verificaron el ADN tomado de los esqueletos de cuatro humanos antiguos: un neandertal de 70.000 años de Siberia, un neandertal de 50.000 años de Croacia, un neandertal de 120.000 años de la cueva Denisova en Siberia y una muestra neandertal de 80.000 años de antigüedad del mismo sitio de un ‘denisovano’, otra subespecie de humano antiguo.

Las cuatro muestras portaban las mismas versiones de esa secuencia genética.

Publicidad