Publicidad

Redacción 

Haití.- Antes del magnicidio, el presidente haitiano Jovenel Moise, logró hablar con el jefe de la policía y un oficial para pedirles auxilio y advertirles de que su vida corría peligro. La llamada tuvo lugar a las 1:34 de la madrugada, cuatro minutos después de que se escucharan disparos en la zona, según los testimonios de los vecinos.

Según las transcripciones de las grabaciones reveladas por Miami Herald, Moise hizo otra llamada a un oficial de las fuerzas tácticas preguntando “¿dónde estás?” y le respondieron: “Señor presidente”.
El oficial, que pidió permanecer en el anonimato, ordenó a sus hombres que subieran a sus autos y se dirigieran lo más pronto posible a la mansión presidencial. Para entonces Moise ya había sido asesinado por un grupo de mercenarios, 18 exmilitares colombianos, dos ciudadanos con nacionalidad haitiana y estadounidense.
El cuerpo de Jovenel Moise fue hallado con impactos de bala en la frente, el pecho, la cadera, el abdomen y sin el ojo izquierdo.
Se estima que algunos coautores del magnicidio aún continúan prófugos. En tanto, más detalles siguen saliendo a la luz a medida que las investigaciones avanzan.
Publicidad