Redacción

México.- De enero a octubre, se han registrado un total de 63 mil 889 carpetas de investigación por narcomenudeo, un incremento de 8.2% con respecto al mismo periodo de 2019, en el que se registraron 59 mil 39, un 30% más si se compara con 2018.

Según se publica en El Universal especialistas en seguridad consideran que el aumento en este delito, en medio de la pandemia mundial de Covid-19, se debe a la política contemplativa del gobierno federal ante las organizaciones criminales, que pese a la epidemia continuaron operando y en disputa de las redes de distribución a través de diversos modus operandi.

Guanajuato, donde el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el grupo criminal Santa Rosa de Lima mantienen una disputa territorial por el control de la venta de drogas, extorsión y secuestro, es la entidad con mayor incidencia en lo que va de este año, con 11 mil 977 registros iniciados por narcomenudeo en la Fiscalía General del estado.

Le siguen Baja California, 8 mil 174; Coahuila, 8 mil 389; Chihuahua, 6 mil 468, y la Ciudad de México, 4 mil 818, según las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

El director de la organización Semáforo Delictivo, Santiago Roel, señaló que el delito de narcomenudeo ha estado en rojo todo este año y no ha cedido, pues sigue con tasas muy altas.

Consideró que la regulación de la marihuana debe impactar positivamente en las cifras de homicidio doloso y narcomenudeo en el país, pero dependerá de que se haga una regulación inteligente y pragmática desde el Poder Legislativo.

“No debemos olvidar que el objetivo de la regulación es reducir al máximo el mercado negro para quitarle la plata a las mafias. Esto es sólo el primer paso, necesitamos avanzar en la regulación de cualquier droga que tenga mercado negro en México, ninguna debe estar en manos de mafias”, indicó.

El especialista en temas de seguridad, Ricardo Blas, expuso que durante el confinamiento por Covid, los cárteles mexicanos disminuyeron su actividad nocturna por el cierre de bares y centros nocturnos.

Sin embargo, en el resto de las modalidades de consumo de droga no parece haberles impactado en mayor medida: “Esto es indicador de un mercado interno en expansión, el comercio mexicano de consumo es sólido y en expansión”, alertó.

“Con la pandemia, ante las dificultades para ingresar drogas al mercado estadounidense, los cárteles optaron por consolidar y ampliar el consumo mexicano”, añadió.

Blas aseguró que siete de cada 10 homicidios dolosos que se cometen en el país están vinculados a actividades del crimen organizado y una parte, cada vez mayor, está asociada a disputas por los mercados de distribución y consumo de drogas.

RC

Publicidad