Recuerda la diputada Katya Soto la celebración del «Día Universal del Niño»

Publicidad

Guanajuato, Gto., a 19 de noviembre de 2020.- La diputada Katya Soto Escamilla invitó a la población «a respetar y proteger los derechos humanos de todas las niñas y niños; avanzar hacia la erradicación de la pobreza infantil y fortalecer la capacidad de supervivencia de los menores; aumentar el número de niños escolarizados; eliminar la exclusión social de la infancia y fomentar su acceso equitativo a los servicios esenciales, y a no seguir silenciándolos, sino dejarlos participar de manera significativa en las decisiones que les conciernen».

Esto, al hacer referencia a la celebración del «Día Universal del Niño», este 20 de noviembre, y la conmemoración de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos del Niño y la aprobación de la Convención de los Derechos del Niño.

La legisladora enfatizó que el Grupo Parlamentario del PAN se ha ocupado de la niñez, por lo que ha presentado diversas modificaciones a la legislación para salvaguardar sus derechos, y citó entre ellas la realizada  a fin de que en todas las decisiones y actuaciones del Estado se tomen en cuenta y se cumpla con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos. Además, se incluye la obligación para que los poderes del Estado generen espacios para consultar las ideas y opiniones de niñas y niños.

Además de las modificaciones al Código Civil para el Estado de Guanajuato con el objeto de agilizar y volver más eficiente el proceso de adopción, mediante la intervención de la Procuraduría de Protección de las Niñas, Niños y Adolescentes del Estado, quien expedirá el certificado de idoneidad requerido para el trámite, y a la Ley  de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Guanajuato, para que las Niñas, niños y adolescentes también tengan derecho a no sufrir violencia en el ámbito digital.

«Por otro lado, es importante resaltar que la crisis de COVID-19 ha resultado ser una crisis de los derechos de los niños y niñas. Ha tenido un gran impacto en la salud, en el día a día de actividad educativa, en sus momentos de ocio y tiempo libre, en el empleo de las familias y ha supuesto un significativo empobrecimiento de la población. También ha afectado a las diferentes actividades programadas para su participación infantil, y por ello, es necesario continuar trabajando para garantizar su bienestar y desarrollo», concluyó.

Publicidad