Presentan 443 quejas por discriminación durante actual pandemia, Guanajuato presenta 16 denuncias

Publicidad

Redacción

México.- De marzo a octubre, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) ha documentado 443 actos discriminatorios relacionados con la pandemia de coronavirus, principalmente por acciones que obligan a las personas a trabajar en una situación de riesgo.

En su último reporte, el Consejo detalló que la mayoría de las víctimas han sido mujeres: 234 casos, mientras que 207 fueron de hombres; 10 no fueron precisados.

Dan a conocer a las instituciones con mayor cantidad de quejas por presunta violación a los Derechos Humanos

Las principales quejas interpuestas por ciudadanos del todo el país son: negar u obstaculizar un servicio privado (89 recursos); obligar a trabajar aun en situación personal de riesgo (87); obligar a trabajar de forma presencial (46); por desempleo, negación de contratación, despido, disminución o suspensión de salarios (52); y por insultos, burlas, amenazas o maltratos (28).

Gran parte de los reportes fueron presentados por trabajadores, clientes de prestadores de servicios privados, personal administrativo, apoyo técnico y mantenimiento de unidades médicas y ciudadanos en general.

Son los trabajadores del Estado los más señalados, con 165 quejas; seguido de instituciones federales de seguridad social (59); dependencias y entidades públicas (34); hospitales y clínicas públicas (7).

Cabe señalar que, desde el inicio de la pandemia, la administración federal reconoció que el virus de Covid-19 no sólo había detonado un problema de salud, sino también algunos conflictos sociales como el miedo, la intolerancia y la discriminación.

Se expuso de esta manera que las entidades con mayor número de recursos son: la Ciudad de México con 162 denuncias, el Estado de México  con 55, Veracruz (22), Jalisco (18), Nuevo León (17) y Guanajuato (16).

Y entre los principales acusados por actos de discriminación en el marco de la contingencia están empresas o fábricas, centros comerciales, supermercados, tianguis o tiendas, arrendadores, administración de condominios y compañeros de vivienda, así como consultorios médicos y hospitales.

Con información de El Economista

Publicidad