Redacción

Australia.- Dos pescadores cerca de Darwin, en Australia hallaron y rescataron a un hombre desnudo que estaba a punto de caer en agua infestada de cocodrilos.

En este insólito suceso, dos pescadores Kev Joiner y Cam Faust, encontraron a un hombre desnudo y totalmente cubierto de arañazos atrapado en un manglar infestado de cocodrilos, el pasado domingo.

‘Baby Quetzalcóatl’ se apodera de las redes

Los pescadores hallaron al hombre mientras estaban recorriendo el mangle en lancha, colocando trampas para cangrejos; de pronto escucharon a una persona pidiendo por ayuda y cuando se acercaron a mirar qué sucedía se toparon con la curiosa escena.

El necesitado era un hombre desnudo, aferrado a las ramas de los mangles tratando de no caer al agua, al ser rescatado el hombre les pidió agua y dijo que había estado allí durante cuatro días, viendo caracoles.

La noticia fue reportada por una cadena de televisión australiana, y con ello se descubrió que el rescatado es uno de los sospechosos de la explosión en un hospital australiano en septiembre del 2020.

Al paso de las horas se afirmó también que el hombre de 40 años, presuntamente había escapado después incumplir una fianza por robo a mano armada.

De acuerdo con las declaraciones de los pescadores, el hombre les dijo que había salido de un concierto en la víspera de Año Nuevo y que terminó allí atrapado en el mangle.

“No le creímos al principio”, dijo uno de los rescatistas a la BBC. “Entonces nos dimos cuenta de que estaba en una mala situación, y coincidimos en que sería mejor que lo ayudemos”, declararon.

Los pescadores se apiadaron del hombre, le permitieron subir a bordo de su bote y uno de ellos le ofreció unos pantalones cortos para que se cubriera.

Después de rescatarlo lo llevaron en el bote hasta la orilla y tomaron cerveza con él sin saber que era un fugitivo de la justicia.

“Tenía rasguños por todas partes, estaba completamente cubierto de picaduras de mosquitos, barro por toda la cara y el pecho, estaba sufriendo bastante”. dijo por su parte Joiner a los medios.

Ambos coincidieron en que el hombre tuvo mucha suerte de que ellos lo encontraran, pues los manglares de East Point pueden ser muy peligrosos y no son comúnmente transitados.

Al llegar a la orilla con el rescatado, llamaron a una ambulancia para que atendiera sus heridas, y por su estado, los servicios de salud se llevaron al hombre al hospital.

La sorpresa vino cuando la policía lo identificó y confirmó que el hombre era un fugitivo que se había escapado cuatro días antes del incidente de custodia policial.

El motivo del arresto fue porque se le señala como uno de los sospechosos de la explosión en el Royal Darwin Hospital en septiembre del año pasado.

“Sabemos que está en el hospital con esposas y dos policías lo cuidan”, fue la última declaración que dieron los pescadores.

Publicidad