‘Paquito’ vive gracias al corazón de rescatistas guanajuatenses

Publicidad

Redacción/Fotos: Fundación Corazón Animal de Guanajuato

Irapuato.- ‘Paquito’ es un perrito que fue rescatado del Centro de Control Animal, con la tristeza reflejada en su mirada parecía que este pequeñín perdería la vida, pero un grupo de rescatistas estuvo a su lado durante cinco años hasta que pudieron ofrecerle un lugar digno donde poder pasar sus días.

Casos existen muchísimos, las historias nostálgicas y con final feliz son interminables pero sin duda, las que las superan son las historias trágicas que no siempre terminan bien.
En nuestra ciudad y nuestro estado existen diferentes grupos qué se dedican a rescatar animales domésticos en situaciones de abandono, maltrato y calle.

De hecho nuestro país ostenta el vergonzoso primer lugar en América Latina en abandono de animales domésticos, sumando alrededor de medio millón de mascotas quienes inicialmente tenían hogar y ahora solo sobreviviven a su suerte.

Dentro de las muchas historias que cualquier grupo de rescate tiene para contar, nos ubicamos en Guanajuato Capital, nuestro protagonista fue bautizado como ‘Paco’, un pitbull rescatado hace más de cinco años del Centro de Control Animal, en dónde fue ‘entregado’ por la que algún día se hizo llamar su familia y lo tenía en condiciones realmente deplorables. Extremadamente bajo de peso, tanto que no podía sostenerse por sí mismo y le costaba abrir los ojos a la luz del sol porque, entre la debilidad y la tristeza, no tenía aspiración en la vida más que quizá encontrar un descanso para siempre.

Quienes le salvaron la vida encontraron en sus ojos tristes inmensas ganas de vivir, el proceso fue largo más de lo que cualquiera pudo haber esperado, pero sus rescatistas no se dieron por vencidos. Comenzaron con su alimentación, le dieron la atención veterinaria adecuada y mucho, mucho amor.

Posteriormente, le buscaron en un hogar temporal, ‘Paquito’ encontró un lugar llamado #PerroHotelCampestre, en Abasolo, quiénes fueron felices de albergarlo inicialmente por sólo dos meses que, por alguna razón terminó siendo año y medio de estancia.

Durante este lapso los integrantes del grupo de rescate, la Fundación Corazón Animal de Guanajuato, trabajaron arduamente para materializar su sueño que de hecho, es el común denominador entre la mayoría de los integrantes de los grupos de rescate: tener un santuario, un lugar propio en dónde puedan recibir a todos los animales que le sea posible para rehabilitarlos darles una nueva oportunidad de vida.

Sus rescatistas nunca se olvidaron de ‘Paco’, y lo procuraron lo visitaron y lo amaron como parte de su familia desde el día uno a pesar de que no estaba con ellos siempre, pero hoy todo es diferente para él, para ellos y para muchos otros animalitos que a través de este proyecto pueden encontrar una nueva oportunidad para vivir.

La meta es encontrar una familia que los valore y los ame para siempre.

Hoy ‘Paquito’ llegó al santuario, aunque su caminar no termina aquí, al menos está seguro, tiene un techo, comida y gente que lo ama, pero la esperanza de encontrar una familia propia para siempre aún permanece. Han sido cinco años desde que dejó aquella jaula a la que la fueron a abandonar para morir, y hoy es un perro sano amoroso y que busca entregar todo eso que lleva dentro a quién se atreva a vivir esta aventura de por vida con él.

¡Nos da mucho gusto por paco y por la asociación que comparte este tipo de historias!.