Publicidad

Redacción 

México.- Alique Perez, una mujer filipina que al ordenar pollo frito a domicilio recibió una toalla.

“Ordenamos a domicilio de Jollibee, pedí pollo para mi hijo, pero mientras intentaba que le diera una mordida me resultó imposible siquiera rebanarlo.

Traté de abrirlo con mis manos y para mi asombro era una toalla frita”, señaló en Facebook. 

Después de que la publicación, que muestra a la toalla frita servida como pollo, se viralizara con más de 7 mil Me gusta y 87 mil compartidos, el restaurante cerró temporalmente esa sucursal.

Publicidad

En una declaración del 3 de Junio, Jollibee dijo que la compañía estaba “profundamente preocupada” por el incidente y que llevarán a cabo una investigación rigurosa; la sucursal podría ser multada con 100 mil pesos Filipinos, equivalentes a unos 30 mil pesos mexicanos, y ser obligada a dejar de operar por un mes.