Redacción

Estados Unidos.- El pasado fin de semana algunas playas del condado de Orange County, California (EE.UU.), se llenaron de miles de bolas transparentes del tamaño de canicas, sorprendiendo a los habitantes locales que nunca antes habían visto algo así.

Estas misteriosas bolitas parecidas a las de gelatina fueron identificadas como grosellas de mar, o ‘pleurobrachia’, pertenecientes a la familia de los tenóforos.

“Toda la playa estaba cubierta. Fue una locura. Trabajé en la playa durante 30 años y nunca las vi antes… definitivamente fue algo raro”, afirmó la oficial del servicio de parques estatales Danielle Snyder.

La aparición de las grosellas de mar provocó gran interés tanto en los residentes como en los turistas, que hacían preguntas a los empleados de las playas.

Un especialista explicó en las redes sociales que estas criaturas se parecen a las medusas у tienen una especie de peines formados por miles de cilios que les permiten desplazarse.

Las grosellas de mar no son peligrosas para los humanos, pero sí para pequeños organismos como huevos o larvas, a los que atrapan con sus dos tentáculos.

RC

Publicidad