Redacción

México.- Sin duda, uno de los matrimonios más estables del medio artístico mexicano fue el integrado por Lucero y Mijares, ambos cantantes unieron sus vidas en 1997, dentro de una historia de amor seguida por millones de fanáticos, y que terminó súbitamente en 2011 cuando se divorciaron para la sorpresa de medios, compañeros y sus fans.

Los artistas pasaron un año de novios antes de contraer matrimonio en una boda que fue televisada y vista por millones de sus seguidores, esta relación tuvo como resultado dos hijos que no solo comparten la buena relación entre ambos padres, sino que han empezado a manifestar curiosidad y dotes artísticos.

En una entrevista reciente, Manuel Mijares dejó claro que no le duele ver a su ex esposa Lucero tener una nueva pareja porque considera que “cuando quieres a alguien y sabes que es feliz te sientes feliz por ella”.

Para el músico que ya suma 35 años de carrera y 31 álbumes, este es un sentimiento que también comparte Lucero por lo que deja claro que la relación entre ambos a la fecha es buena, menciona “Ella me quisiera ver feliz, contento, como a mí me gusta verla”.

Cuando fueron pareja se convirtieron en una de las más mediáticas de la época debido al enorme momento de fama que ambos vivían.

Respecto a su relación, comentó: “El matrimonio fue muy padre muy bien, muy respetuosos. Lo que pasa es que yo creo que lo que pudo haber intervenido mucho era que ella viajaba mucho y yo también entonces estábamos acostumbrados a que o estaba uno o el otro”.

El intérprete se encargó de dejar claro que la buena relación no es solo una pantalla, “Siempre hubo un respeto espectacular hasta la fecha. Nos seguimos tratando con el mismo cariño, hablando con el mismo cariño y de hecho cuando nos separamos le digo ‘¿oye Lucerito no te importa que me cambie aquí al edificio de junto?’ y me dice ‘no, no es que no importe, te lo imploro'”, compartió.

Respecto al proceso de separación, comentó que se fue a vivir al edificio de al lado y de inicio no le dijeron a sus hijos que se habían separado sino que él había puesto un estudio donde también iban a poder estar.

Como no vieron en ningún momento ningún grito, ni sombrerazo y como ellos vieron que tenían la facilidad de cruzar del elevador a elevador realmente… creo yo que lo hicimos bien en ese sentido porque ellos realmente no sintieron un rompimiento agresivo

“Tú como adulto superas esto, lo entiendes, vives el luto, lo superas, pero de repente los chavos no saben, es más difícil que ellos los superen entonces lo que más queríamos era no afectarlos a ellos”.

Con información de El Universal

Publicidad