Este viernes Microsoft anunció que cerrará todas las tiendas que tiene distribuidas alrededor del mundo. La firma, que lleva operando este tipo de espacios desde 2009, no volverá a abrir ninguno de sus más de 100 puntos de venta físicos que tiene repartidos entre Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido y Puerto Rico.

En su comunicado, la tecnológica de Redmond habla de un “cambio estratégico en sus operaciones minoristas”. Esta modificación supone cerrar sus tiendas y dar el paso hacia una estrategia completamente online.

Los empleados de estos puntos de venta podrán seguir formando parte de la compañía. Ayudarán a dar soporte a clientes desde las “instalaciones corporativas de Microsoft y proporcionando de forma remota ventas, capacitación y soporte”. La firma expone, además, algunos de los puntos clave de la nueva estrategia:

Con un crecimiento significativo a través de sus escaparates digitales, incluido Microsoft.com, y tiendas en Xbox y Windows, la compañía continuará invirtiendo en innovación digital en software y hardware. Los nuevos servicios incluyen soporte de video chat 1: 1, videos tutoriales en línea y talleres virtuales con más soluciones digitales por venir.

Concretamente, de los 116 puntos de venta físicos existentes, solo 4 permanecerán operativos. No lo harán como tiendas, sino como “Centros de Experiencia”. Las elegidas para la reconversión son las tiendas de Nueva York, Londres, Sidney y la de su campus de Redmond. Todas ellas ubicadas en enclaves muy significativos en los que Microsoft quiere estar presente. La situada en la capital inglesa se halla en la céntrica Oxford Circus; la de la urbe norteamericana, en la popular 5ª Avenida.

Publicidad