Redacción

Tamaulipas.- Un hombre es culpable del feminicidio de su esposa Sandra y estuvo oculto de la justicia por su propia madre. Remigio Rangel, fue detenido por elementos de la Unidad General de Investigación de la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, ya que al parecer es el principal sospechoso de la muerte de la occisa.

El hecho ocurrió el 7 de octubre, día que encontraron el cuerpo de su esposa en la cama de una de las habitaciones, en estado de descomposición, pues varios vecinos se quejaron de un olor realmente feo que desprendía la casa y que nadie se encontraba habitándola. Dentro de los resultados de la autopsia se determinó que había sido asesinada.

Después de haber cometido el delito, huyó a casa de su madre con sus dos hijos, esta al saber el delito, decidió ocultarlo en alguna de las muchas viviendas que tiene, hasta que fue localizado en la colonia Villas de San Miguel, al sur de la ciudad y de inmediato fue llevado ante un juez.

Algunas de las pruebas que lo hacen culpable, es que días después lo vieron con un pico y una pala en el panteón, donde destruyó la tumba de su esposa. También, varios vecinos comentaron que Remigio era una persona celosa, posesiva y que había violencia intrafamiliar.

Finalmente, el juez tomó en cuenta las pruebas para declararlo culpable y fue procesado por el delito de feminicidio en el Centro de Ejecución de Sanciones de esa frontera a disposición del juez que tiene la causa.

Publicidad