Maternidad subrogada

Publicidad

por Andrea Castillo

El término <<maternidad>>, engloba tantos adjetivos que a veces es difícil saber por dónde comenzar a explicarla…

Tratar de definir quién es <<mamá>>, lo que significa y lo que la hace una madre, puede resultar complicado y extenso, pero… Vamos a empezar por enfocarlo desde una perspectiva particular: Desde la vocación.

Así como la decisión de tu carrera, tu profesión, tu pareja, tu trabajo y tus sueños o metas a cumplir, ser mamá también es algo que se debe tener posibilidad de elegir de manera libre, determinada y deseada; es un trabajo, una ocupación, una pasión y una habilidad. Ser mujer no siempre es sinónimo de ser mamá, pero para ser mamá siempre va a ser necesario ser mujer, no hay otro camino.

Hay mujeres que desde siempre han sabido que quieren ser mamás, y vamos a enfocarnos en ellas, porque a veces la genética, la naturaleza o simplemente la fortuna, no están de su lado, y la posibilidad de cumplir ese sueño, se esfuma y las lleva a buscar opciones. Desde recurrir a los avances de la medicina y claro, necesitar el apoyo de otra mujer para materializar su más grande deseo; así nace la opción de la maternidad subrogada.

¿En qué consiste?

Se conforma de una madre intencional, quien dona un óvulo ya fecundado, que se implanta en otra mujer, que puede generar naturalmente la gestación de manera óptima y, al llegar a término, entrega el bebé a su madre biológica, permitiéndole así ver realizada esa meta de vida.

En México solo 4 de los 31 Estados existentes tienen contemplado este método dentro de su legislación, y de esos 4 solo 2 lo aprueban pero con restricciones muy específicas, como el hecho de que debe ser solicitado por una pareja heterosexual y demostrar médicamente que están imposibilitados para procrear.  Considerando que casi el 45% de los hogares heterosexuales mexicanos y con hijos sufren abandono generalmente por parte del padre, y quienes llevan la responsabilidad de tiempo completo, recae en ella -la madre-, es muy lógico, ¿no?

Y bueno, hablando en costos, por ahora se calcula que un tratamiento de gestación por sustitución en México cuesta entre 1 millón a millón y medio de pesos mexicanos.

Cuando lo vemos desde esta perspectiva, quienes ya fueron madres naturalmente y porque así lo decidieron, han podido realizar en una, dos o más ocasiones ese anhelo que otras viven buscando  lograr, y quienes siguen queriendo ser madres, tienen opciones que, ojalá algún día, en este país, les permita ser eso que tanto anhelan, un pedazo de sí mismas prevaleciendo en el mundo.