Marchan  en Estados Unidos para recordar a la jueza Ruth Bader Ginsburg

Redacción

Estados Unidos.- Miles de personas marcharon el sábado a la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington para conmemorar a la fallecida jueza Ruth Bader Ginsburg y manifestarse en contra de la prisa del presidente Donald Trump por imponer a Amy Coney Barrett como su reemplazo.

La Comisión Judicial del Senado programó una votación para el 22 de octubre sobre la nominación de Barrett, una jueza de apelaciones conservadora, pese a las objeciones de los demócratas de que el proceso de confirmación está muy cerca de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Más de 26 millones de estadounidenses ya han votado de manera anticipada al día de la elección, que enfrenta al actual mandatario Trump con el demócrata Joe Biden.

Las personas en la Marcha de las Mujeres dijeron que estaban enojadas porque los republicanos parecen estar listos para confirmar la nominación de Barrett muy cerca del día de las elecciones después de negarse en avanzar con la nominación de Merrick Garland, la elección del ex presidente Barack Obama, más de seis meses antes de las elecciones de 2016.

«El hecho es que somos poderosas y ellos tienen miedo», dijo Sonja Spoo, directora de campañas de derechos reproductivos en UltraViolet, un grupo de defensa feminista, una de las oradoras de la protesta. «Están contra las cuerdas y lo saben y estamos a punto de dar el golpe de knock-out».

Ruth Bader Ginsburg, la segunda mujer en servir en la Corte Suprema de Estados Unidos y una pionera en la defensa de los derechos de la mujer, que en su novena década se convirtió en el improbable icono cultural de una generación mucho más joven, murió el viernes 18 de septiembre en su casa en Washington. Tenía 87 años.

Cuando Ginsburg cumplió 80 años y celebró su vigésimo aniversario en la Corte Suprema durante el segundo mandato del presidente Barack Obama, ignoró el coro de llamados que pedían que se retirara, a fin de darle a un presidente demócrata la oportunidad de nombrar a su remplazo. Planeaba quedarse “mientras pueda hacer el trabajo a toda máquina”, decía, añadiendo a veces: “Habrá un presidente después de este y espero que ese presidente sea un buen presidente”.

Sus años como la única jueza en la corte fueron “la peor época”, recordó en una entrevista de 2014. “La imagen al público que entraba al juzgado era la de ocho hombres, de un cierto tamaño y luego esta pequeña mujer sentada a un lado. Esa no era una buena imagen para el público”. Con el tiempo se le unieron otras dos mujeres, ambas nombradas por Obama: Sonia Sotomayor en 2009 y Elena Kagan en 2010.

Los manifestantes marcharon por el centro de Washington hasta los escalones de la Corte Suprema. Se planearon cientos de marchas y manifestaciones en ayuntamientos, parques y monumentos de todo el país.

En las audiencias de confirmación de esta semana, Barrett eludió las preguntas sobre los poderes presidenciales, el aborto, el cambio climático, los derechos de voto y Obamacare, y dijo que no podía responder porque los casos relacionados con estos asuntos podrían presentarse ante la corte.

Si Barrett es confirmada en la Corte Suprema, los conservadores tendrían una mayoría de 6-3.

RC

Publicidad