La ‘nueva normalidad’ de Wuhan: donde inició la pandemia.

Publicidad

El Maya Beach de Wuhan, China fué sede de un macro-concierto de música electrónica que se llenó de miles de personas que acudieron a bailar, y disfrutar de un evento masivo en aquella ciudad, que sí, es la misma donde hace algunos meses se originó el virus que hoy mantiene a gran parte del mundo en confinamiento y restricción.

Las opiniones al respecto en redes sociales son encontradas, ya que mientras existe una parte de los internautas que se sienten indignados por la situación que atraviesan sus países y ellos mismos a raíz de esta desatada pandemia, hay otros que cuestionan el hecho de ¿por qué si este lugar es el punto de inicio, ahí ya han vuelto a la normalidad, sin miramientos ni limitaciones, en sus países no, y qué es lo que estamos haciendo mal como sociedad?

La realidad es que Wuhan ha estado estricto confinamiento, y durante 76 días el paro fué total, las autoridades actuaron de inmediato y la sociedad obedeció al pie de la letra y bajo aplicación de la ley para quién rompiera los mandatos, lo que los llevó a no tener ni un solo caso positivo registrado desde el mes de Mayo.

Aquí es donde surge la contradicción de opiniones: la indignación ¿es con los mismos habitantes del país asiático por no «solidarizarse» con el resto del mundo que se encuentra en caos, o es más bien con las propias autoridades y sociedad, sobretodo la latinoamericana, que no ha tenido idea de como actuar ante una emergencia de esta magnitud?

La pregunta está en el aire; las opiniones son variadas, y la conclusión es personal.