La curiosidad de un niño lo lleva a introducirse 70 centímetros de cable eléctrico ¡por la uretra!

Publicidad

Redacción

China.- Un niño de 13 años originario de la ciudad de Dongguan, en China, se introdujo un cable eléctrico de 70 centímetros de largo en su uretra con el objetivo de averiguar de dónde proviene la orina. Una foto de la radiografía fue compartida en medios locales.

Según ha trascendido en medios locales, el menor habría sentido curiosidad por saber de dónde proviene la orina, por lo que decidió introducirse un cable para descubrirlo; sin embargo, debido a las contracciones musculares, le fue imposible sacarlo.

El objeto permaneció durante tres meses alojado en la vejiga de Xiao He antes de que fuera retirado, lo que le provocó episodios de hematuria (orina con sangre), urgencia de orinar repentina y frecuentemente y dolor al miccionar.

De acuerdo al médico que lo atendió, el cable se encontraba recubierto de cristales endurecidos producidos por la orina y ya había perdido su color original. Asimismo, el galeno aseguró que, si el cuerpo extraño hubiera permanecido más tiempo en la vejiga del menor, le podría haber causado daños severos en el organismo.

La cirugía duró aproximadamente una hora y el niño se recuperó satisfactoriamente, aunque si el cuerpo extraño hubiera permanecido más tiempo en su vejiga, este habría sufrido daños severos en el organismo. Desgraciadamente, esta no es la primera vez que una persona se introduce un cable en el pene, pues en 2016 otro chino cometió la misma acción.

Problema medico ¿común?

Tras mirar un video en YouTube sobre «distintas maneras de experimentar placer», el hombre se introdujo por el pene 20 centímetros de cable USB en pleno estado de ebriedad. Por supuesto, cuando intentó extraerlo esto le resultó imposible, así que fue necesaria una cirugía para sacar el cable de la uretra, cortándolo en tres partes y tirando de él.

En 2018 ocurrió algo similar. Por curiosidad, un adolescente se insertó un cable USB de diez centímetros en la uretra y, al cortar primero un lado del conector, le fue imposible sacarlo. Médicos del Hospital Harbin, en Heilongjiang, China, le practicaron una cirugía que duró al menos tres horas.

RC

Publicidad