Inicia proceso electoral 2021; la 4ta transformación pondrá a prueba su popularidad

Publicidad

Este lunes 7 de septiembre arrancó oficialmente el proceso electoral más grande de la historia en México. Más de 21 mil cargos de elección popular estarán en juego el 6 de junio de 2021. Se renovarán los 500 diputados federales, 15 gubernaturas, casi 2 mil alcaldías y miles de diputaciones locales, regidurías y concejales.
Se trata de una elección concurrente porque convergen comicios de diferentes tipos en una sola jornada, con el fin de generar un ahorro en recursos económicos, logísticos y burocráticos.

Más allá de lo novedoso de este proceso, será sin duda una elección diferente a las que hemos visto en México. Son las primeras intermedias en la gestión del Presidente Andrés Manuel López Obrador y servirán como un termómetro para medir la primera mitad de su gobierno.

También pondrán a prueba a los partidos de oposición que conservan algunas posiciones importantes a nivel federal y estatal. Por su parte, Morena, el partido en el poder, cuenta con un amplio reconocimiento en prácticamente todo el país y todo se lo debe a la imagen y popularidad de AMLO. Con base en los diagnósticos del gobierno, la aceptación del Presidente y la simpatía por su partido juegan a favor en todas las plazas, aunque eso no es garantía del triunfo.

Ya se ha mencionado que Morena tiene muchos problemas internos, y eso, junto con una mala selección de candidatos, les podría jugar la contra. Su gran desafío es ponerse de acuerdo para la designación de candidatos a la Cámara de Diputados y las 15 gubernaturas, algo que puede ser difícil, porque a dos años de haber asumido el poder se siguen comportando como un movimiento, no como un partido.

Los morenistas están inmersos en una disputa por su dirigencia nacional y, aunque todo apunta a que el favorito es el diputado Mario Delgado, todavía no se ha dicho la última palabra, menos con la incorporación de Porfirio Muñoz Ledo como contendiente. Del resultado de estas elecciones dependerá la permanencia de Morena como fuerza mayoritaria en el Congreso y el futuro del Gobierno de López Obrador.

El Instituto Nacional Electoral vuelve a estar en el ojo del huracán por negar el registro como partidos políticos a siete organizaciones, entre ellas las de Felipe Calderón y Elba Esther Gordillo, que incurrieron en opacidad al no justificar parte de las aportaciones económicas que recibieron.