Huracán Eta dejó devastación y muerte en Centroamérica

Publicidad

Redacción

Honduras.- Eta, que primero fue huracán y luego se degradó a tormenta tropical, regresó este viernes al Caribe tras dejar un rastro de devastación y muertes en Centroamérica.

La región trata enfrenta este viernes las graves consecuencias de las enormes inundaciones y derrumbes causados por las lluvias torrenciales caídas esta semana.

El recuento de víctimas y daños es aún incierto, dado que muchas personas se encuentran desaparecidas y comunidades enteras están incomunicadas por el colapso de carreteras de acceso.

“Calculamos que entre fallecidos y desaparecidos las cifras no oficiales nos arrojan más o menos 150 muertos», llegó a decir este viernes sobre la situación en su país el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei.

La gran mayoría de estas víctimas, aún sin confirmar, se encuentran en la aldea Quejá del municipio norteño de San Cristóbal Verapaz, que quedó en buena parte sepultada por un alud.

Según el mandatario, un reporte preliminar de las brigadas de rescate indica que en esta aldea unas «150 viviendas quedaron soterradas y se calculan 100 personas fallecidas», aunque los cuerpos no fueron aún localizados.

Miles de personas afectadas se refugiaron en los techos de las casas a la espera de ser rescatados tras la inundación de sus calles.

Atrapados sobre los tejados

Eta dejó dramáticas imágenes de personas a punto de ser arrastradas por la fuerza de ríos desbordados por la lluvia o tratando de ponerse a salvo con el agua más arriba de la cintura.

Aún este viernes miles de personas se encuentran aisladas y a la espera de recibir auxilio, especialmente en Guatemala y Honduras.

No hay cifras oficiales, pero unas 200 familias siguen en los techos de sus casas a la espera de ser rescatadas» en el valle de Sula hondureño, le dijo a BBC Mundo este viernes por la mañana Edgar Medina, coordinador de la zona norte de CARE Honduras, una organización especializada en ayuda en desastres y emergencias.

Según Medina, el desbordamiento del cercano río Ulúa fue tan rápido que a la gente no le dio tiempo a salir de sus hogares y buscó refugio desesperadamente en sus tejados.

«La única manera de llegar a ellos es con lanchas pero no había suficientes, por lo que pescadores de comunidades cercanas pusieron a disposición las suyas y se movilizaron para ayudar a este gente que lleva más de 30 horas en sus techos», dice.

Las redes sociales fueron testigo de la desesperación de sobrevivientes, que en las últimas horas publicaron cientos de mensajes con imágenes y su ubicación para que los equipos de emergencia los rescataran.

Julio Guerrero fue una de esas personas, que recurrió a Facebook para pedir ayuda tras quedar atrapado en la colonia Celeo Gonzáles de San Pedro Sula.

RC

Publicidad