Publicidad

Redacción

Estados Unidos.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, va a ordenar que las banderas de todos los edificios federales sean izadas a media asta para honrar a los 500 mil fallecidos por el coronavirus en el país, una cifra que podría alcanzarse de forma inminente, anunció la Casa Blanca.

La portavoz de la presidencia, Jen Psaki, indicó que esta medida se mantendrá durante cinco días.

El país ha registrado más de 28 millones de casos de Covid-19 y 499 mil 510 decesos hasta este lunes por la mañana, según un recuento de Reuters de datos de salud pública, aunque las muertes diarias y las hospitalizaciones han caído al nivel más bajo desde antes de los feriados por Acción de Gracias y Navidad.

Alrededor del 19% del total de muertes por coronavirus a nivel mundial se han producido en Estados Unidos, una cifra impresionante dado que la nación representa solo el 4% de la población mundial.

“Estas cifras son impactantes”, dijo el Dr. Anthony Fauci, uno de los principales asesores sobre enfermedades infecciosas del presidente Joe Biden, al programa “Good Morning America” de ABC News. “Si miras hacia atrás históricamente, lo hemos hecho peor que a casi cualquier otro país y somos un país altamente desarrollado y rico”.

El pobre desempeño del país refleja la falta de una respuesta nacional unificada el año pasado, cuando el gobierno del expresidente Donald Trump dejó a los estados a su suerte para abordar la mayor crisis de salud pública en un siglo, y el mandatario a menudo entró en conflicto con su propios expertos en salud.

Biden y la vicepresidenta Kamala Harris conmemorarán la gran pérdida de vidas debido al Covid-19 más tarde el lunes durante un evento en la Casa Blanca que incluirá un discurso del presidente, un momento de silencio y una ceremonia de encendido de velas.

Durante los últimos 12 meses, el virus ha reducido un año completo la esperanza de vida promedio en Estados Unidos, la mayor disminución desde la Segunda Guerra Mundial.

Para diciembre, el número de muertos llegó a 300 mil cuando Estados Unidos entró en una temporada de vacaciones mortal que cobraría 230 mil vidas en menos de tres meses.

Con cifras que en comparación hicieron palidecer el terrible registro de víctimas a inicios de la pandemia, las muertes registradas entre diciembre y febrero representaron el 46% de todas los decesos por Covid-19 en el país, incluso cuando las vacunas finalmente estuvieron disponibles y se inició un gran esfuerzo para inocular a las personas.

RC

Publicidad