¡No todo está perdido! Han nacido al menos 140 elefantes en Kenia desde que inició la pandemia.

Desde el inicio de la pandemia en marzo, han nacido al menos 140 elefantes en el parque nacional de Amboseli en Kenia, en el sur del país. Esta es una impresionante cifra que los especialistas de la reserva ya han calificado como un ‘baby boom’.

La ausencia de turistas y cazadores por las restricciones para contener la pandemia y las abundantes lluvias, han permitido que la vegetación se desarrollara de forma abundante permitiéndoles una alimentación óptima. Muchos elefantes mueren al no cumplir su gestación.

Al menos dos factores han favorecido el aumento de nacimientos: la ausencia de turistas y cazadores por las restricciones impuestas para contener la pandemia de Covid-19 y las abundantes lluvias que han permitido que la vegetación se desarrollara abundantemente, garantizando así el alimento necesario para los animales de la reserva, incluidos los elefantes.

El mérito, sin embargo, también es del ‘trabajo’ de los elefantes ya que según la directora de Amboseli Trust for Elephants, Cynthia Moss, «la capacidad de una hembra para concebir y llevar a cabo una gestación depende en gran medida de su condición física».

El embarazo de las elefantas dura dos años, que muchas veces se ve interrumpido por la falta de alimento o caza de animales. Un elefante puede vivir hasta 70 años, pero muchos mueren de forma prematura por la depredación humana principalmente.

En Marzo se cerraron estrictamente las fronteras, lo cual impide el acceso a los cazadores, muchos de ellos extranjeros, los cuales no les importaba la situación de gestación. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), cada año se matan en África unos 20.000 elefantes, principalmente por el marfil de sus colmillos.

Las fuertes lluvias de este año que ayudaron al abasto de alimento, la ausencia de turismo y la caza propiciaron el nacimiento de más elefantes, que muchas veces se ve truncado en estos 22 meses de gestación.

El parque nacional de Amboseli es un área natural protegida desde 1974 que está situado a pocos kilómetros de la frontera con Tanzania.

¡Una celebración más, debido al covid!