El gobernador de Baja California SurCarlos Mendoza Davis, vetó este viernes la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos locales que el Congreso estatal aprobó al considerar que las decisiones de política pública no deberían responder a un “interés electoral” y no a un fin social.

Por medio de un comunicado, Mendoza Davis afirmó que las leyes aprobadas por el Congreso de Baja California Sur el pasado 8 de diciembre “impiden continuar con la atención de salud para las familias, borran la posibilidad de apoyar a la economía familiar y ponen en riesgo la seguridad pública”.

El gobernador igualmente apuntó que el Congreso estatal “ha pasado por alto” el derecho de los ciudadanos de recibir servicios de calidad por parte del gobierno estatal.

“En un claro acto de intromisión en la esfera de competencia del Ejecutivo y con absoluta irresponsabilidad, abandona a la gente y sus necesidades al reducir en 60% el capítulo 3000 del presupuesto, relativo a los servicios generales de las dependencias del Poder Ejecutivo”, criticó Mendoza Davis, calificando la reducción como “irracional”.

“No lo vamos a permitir. Vamos a enfrentar la tentación con responsabilidad, congruencia y la fuerza de la ley”, aseguró.

La decisión de Mendoza Davis de vetar la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de Baja California Sur implica que el paquete económico aprobado para el 2020 continuará vigente en el 2021.

El mandatario estatal también indicó que planea vetar las reformas aprobadas a la Ley de Coordinación Fiscal, y lamentó que ésta, junto con la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos, responda a “una lógica facciosa y mezquina”.

Además, reprobó que se pretenda asignar un 2% adicional a las participaciones que se asignaron a los municipios en el Presupuesto de Egresos de 2020 sin considerar que el estado es la entidad que mayor porcentaje de participaciones entrega a sus municipios.

Publicidad