Fundador de NXVIM, pasará el resto de su vida en prisión

Publicidad

Redacción

Estados Unidos.- Un tribunal de Nueva York dictó este martes una contundente condena de 120 años de prisión para el líder y fundador de la secta sexual Nxvim, Keith Raniere.

Raniere, durante años descrito por sus seguidores como un «genio», pero que se aprovechó este supuesto grupo de autoayuda para abusar sexualmente de una larga lista de mujeres, por lo que en junio de 2019 fue declarado culpable de tráfico sexual, pornografía infantil y crimen organizado a la espera de una sentencia que llegó hoy sin clemencia.

Niño de tres años fallece de un disparo en su fiesta de cumpleaños

El caso, en el que han estado implicadas varias personalidades destacadas como la actriz de Smallville Allison Mack o la heredera del imperio licorero Seagram’s, Clare Bronfman, ha acaparado la atención de los medios de comunicación, lo que llevó a que las salas dispuestas este martes para los periodistas y el público por la corte del distrito este de Nueva York estuvieran atestadas de gente.

Además, una serie documental de una decena de capítulos emitida en la plataforma HBO, titulada ‘The Vow’ (El Juramento) ha sacado a la luz, con testimonios de varios de los miembros del grupo, los pormenores de la organización y cómo Raniere captó a jóvenes profesionales a los que ofrecía costosos cursillos para potenciar sus cualidades personales .

Durante la vista de este martes, el juez Nicholas Garaufis escuchó los testimonios de una quincena de las víctimas, entre ellas de India Oxengerb, la hija de la actriz de la popular serie ‘DynastyCatherine Oxenberg, y el de una joven identificada como Camila, ahora de 30 años, quien dijo en el tribunal que Raniere comenzó a abusar de ella cuando tenía sólo 15 años.

También habló la que fue pareja de Raniere y con quien comparte un hijo de 13 años, Kristin Keeffe, que entre lágrimas describió el poder que tenía sobre ella el condenado, lo que le llevó a esconderse durante años.

El juicio de Raniere, de 60 años, se centró en un subgrupo de Nxvim exclusivo para mujeres llamado DOS, en el que algunos de los miembros llegaron a ser marcados con las iniciales del líder de la secta en una dolorosa ceremonia sin anestesia en las que se les cauterizaba la piel en una zona cercana al pubis para marcarlas como «esclavas».

En un vídeo de la ceremonia de iniciación de DOS, se puede ver cómo las mujeres, desnudas, permanecían tumbadas sobre una mesa, donde debían pronunciar las palabras «Maestro, por favor márcame».

Algunas de las mujeres que testificaron durante el juicio explicaron que pensaban que se estaban uniendo a un grupo centrado en el empoderamiento femenino, para descubrir más tarde que se les pedía que mantuvieran relaciones sexuales con Raniere.

Además de las relaciones con el líder, la pertenencia a DOS requería que las «esclavas» tuvieran que pedir permiso para comer y tenían que entregar material gráfico o información comprometida, que podía ser publicado en caso de que se negaran a seguir las órdenes.

Raniere se niega a pedir perdón

Durante la vista de este martes, el condenado volvió a decir que no se arrepiente de nada, como ya dijo a los medios de comunicación recientemente.

«Es cierto que no me arrepiento de los crímenes que creo que de hecho no he cometido. Pero sí me arrepiento profundamente de todo este dolor», afirmó ante la corte, mientras que sus abogados han afirmado en documentos judiciales que Raniere luchará «con todas sus fuerzas» para ser exculpado.

Por su parte, el fiscal interino del distrito este de Nueva York, Seth DuCharme, dijo que la sentencia de 120 años de Raniere era una «victoria», y destacó la «resiliencia» de las víctimas.

RC

Publicidad