Flakka, la droga que convierte a las personas en ‘zombi’

Redacción

Estados Unidos.-  Desde hace un par de años, la llegada de nuevas drogas sintéticas al mercado ha otorgado a los jóvenes la oportunidad de probar sustancias nuevas y una de ellas los ha convertido en auténticos ‘zombis’ según se puede observar en diferentes videos que circulas en redes sociales.

Esta droga que ha provocado la muerte de 80 personas entre septiembre de 2014 y diciembre de 2015 solo en el estado de Florida, Estados Unidos, es similar a las sales de baño domésticas.

Detienen a hombre que mató a su familia para convertirse en heredero universal

Se trata de una sustancia mortal y altamente adictiva, importada desde China, que se puede inhalar, inyectar o vaporizar.

Publicidad

Sus efectos son similares a los de la cocaína: agitación, aumento de la presión arterial e, incluso, de la temperatura. Pero lo más peligroso de todo es que genera también delirios, paranoias, desorientación y una violencia desmedida en quienes la prueban.

Su compuesto activo se denomina alfa-PVP, una sustancia estimulante que pertenece al grupo químico de las catinonas, que a su vez es de la familia de las fenetilaminas. El alfa-PVP es un estimulante muy potente del cual existen pocas referencias.

Este compuesto se asemeja a la metilenedioxipirovalerona (también conocido MDPV y se encuentra en otra droga conocida como sales de baño) tanto por su estructura química como por los efectos sobre el organismo. Mientras el consumo del ingrediente activo de las sales de baño es ilegal

La conocida también como » cocaína de los pobres» ya que su precio mucho más accesible que otras drogas hace que sea muy consumida por los más jóvenes y los sectores más pobres de la sociedad.

Uno de los casos más recordados es del año 2012, cuando un hombre víctima del consumo de la ‘flakka’, llamado Rudy Eugene, atacó brutalmente a un indigente en Miami, desnudo y con claros síntomas de haber consumido el estupefaciente, se abalanzó contra el vagabundo durante casi 20 minutos, le mordió la cara y le arrancó los ojos, dejándolo completamente ciego. Rudy solo pudo ser controlado cuando fue abatido por la Policía.