Redacción

México.- Flor Silvestre, una de las actrices de la época de oro del cine mexicano, murió a los 90 año en su Rancho el Soyate, en Zacatecas, informó Televisa.

Guillermina Jiménez Chabolla era conocida artísticamente como Flor Silvestre, fue parte de la ‘Época de oro’ del cine mexicano y tuvo una carrera en la música.

Estuvo casada con el cantante Antonio Aguilar, ‘El Charro de México’, desde 1959 hasta su muerte en 2007.

Nació Salamanca, Guanajuato, el 16 de agosto de 1930.

Famosa por su melodiosa voz que transmitía los sentimientos de la cantante teniendo poderosos graves acercandose a la voz de una contralto y particular estilo interpretativo, de ahí los apodos de ‘La Sentimental’ y ‘La Voz Que Acaricia’, Flor Silvestre fue una de las intérpretes femeninas más emblemáticas de la música mexicana, dentro de los géneros de la ranchera, el bolero, el bolero ranchero y el huapango, con más de 300 grabaciones en tres sellos discográficos: Columbia, RCA Víctor y Musart.

En 1945, era anunciada como el ‘Alma de la Canción Ranchera’​ y en 1950, año en el que logró su consagración en la XEW, era reconocida como la ‘Reina de la Canción Mexicana’.

​ En 1950, grabó con Columbia sus primeros éxitos, entre ellos ‘Imposible olvidarte’, ‘Que Dios te perdone (Dolor de ausencia)’, ‘Pobre corazón’, ‘Viejo nopal’, ‘Guadalajara’ y ‘Adoro a mi tierra’. Con Musart grabó un vasto repertorio de éxitos: ‘Cielo rojo’, ‘Renunciación’, ‘Gracias’, ‘Cariño santo’, ‘Mi destino fue quererte’, ‘entre otros.

Sus sencillos lograron escalar listas de popularidad como Mexico’s Best Sellers de Cashbox4​ y Latin American Single Hit Parade de Record World.

​ Estrella musical de programas radiófonicos de la XEW, tuvo grandes éxitos con sus presentaciones teatrales y en televisión llegó a tener más de tres series musicales a la semana. Por más de cuarenta años, demostró sus habilidades como amazona en el espectáculo ecuestre de su marido, el también cantante y actor mexicano Antonio Aguilar.

Bella y escultural, Flor Silvestre destacó en el cine mexicano como figura estelar de la época de oro. Hizo su debut como actriz en la película Primero soy mexicano (1950), dirigida y coprotagonizada por Joaquín Pardavé.

Actuó al lado de grandes comediantes como Cantinflas, en El bolero de Raquel (1957); Tin Tan, en ¡Paso a la juventud! (1958) y Escuela de verano (1959); Resortes, en El gran pillo (1960); y Viruta y Capulina, en Dos locos en escena (1960). Además, protagonizó comedias en las que los personajes principales son mujeres: Las hermanas Karambazo (1960), Poker de reinas (1960), Las tres coquetonas (1960) y Tres muchachas de Jalisco (1964).

Trabajó con el reconocido cineasta mexicano Ismael Rodríguez en dos películas: La cucaracha (1959), donde cantó a dueto con María Félix, y Ánimas Trujano (1962), la segunda película mexicana nominada al Óscar a la mejor película de habla no inglesa, en la que compartió créditos estelares con el actor japonés Toshiro Mifune.

Flor Silvestre participó en más de setenta películas a lo largo de cuarenta años. También fue la protagonista e intérprete de la historieta La Llanera Vengadora.​ En 2013, la Asociación de Periodistas Cinematográficos de México (PECIME) la galardonó con la Diosa de Plata Especial por Trayectoria.

RC

Publicidad