Redacción

México.- El monseñor de la comunidad católica latina de Estambul, el sacerdote Fray Rubén Tierrablanca González, perdió la vida debido a las complicaciones ocasionadas de contraer coronavirus.

El obispo católico mexicano, quien se encontraba desde el pasado 2 de diciembre en cuidados intensivos en un hospital privado en Estambul tras dar positivo por Covid-19, murió ayer por la noche a la edad de 68 años.

A su partida, era Vicario Apostólico de Estambul y presidente de la Conferencia Episcopal turca, reportaron en sus condolencias a los franciscanos del templo y convento de Santa Cruz de Querétaro y a su querida familia.

El comunicado señala que este día 22 de diciembre a las 23:45 (Hora de Estambul, Turquía), “regresa a la casa del Padre, nuestro Hermano, el Obispo: Fray Rubén Tierrablanca OFM“.

Monseñor, apenas hace unos tres años visitó su tierra natal, estuvo en la parroquia de San José donde recibió un reconocimiento de la autoridad Municipal de manos del entonces alcalde Hugo Estefanía y se le hizo un homenaje en el Centro Cultural. Monseñor era actualmente Vicario Apostólico de Estambul, y presidente de la Conferencia Episcopal turca.

El gobernador de Estambul, Ali Yerlikaya, en su publicación por Twitter, expresó que se enteró del fallecimiento del Vicario Apostólico de Estambul, Fray Rubén Tierrablanca González, con gran tristeza.

Monseñor Tierrablanca González nació en Cortazar el 24 de agosto de 1952, pronunció sus votos solemnes como religioso franciscano en 1977 y recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1978.

En abril del 2016, el Papa Francisco lo nombró obispo titular de Tubernuca, Vicario Apostólico de Estambul y Administrador Apostólico de Estambul, antes Constantinopla.

En su ministerio pastoral, entre otras responsabilidades, fue formador de seminario, párroco, vice maestro y rector de los estudiantes en el Antonianum de Roma, profesor en el Seminario de San Antonio en El Paso Texas (EE.UU), definidor provincial, guardián de los frailes menores en Estambul y de la Fraternidad Internacional para el Diálogo Ecuménico e Interreligioso en Turquía, así como párroco de Santa María Draperis en Estambul.

En pleno ejercicio de su ministerio el obispo enfermó por contagio de Covid-19, y permanecía internado en un centro médico desde hace varios días.

RC

Publicidad