Europa, entre el pánico y el enojo ante rebrote de COVID-19

Publicidad

Acorralada por una brutal segunda ola de coronavirus, Europa lanzó nuevas medidas para intentar contener una pandemia que deja más de 1.16 millones de muertos y 43.7 de contagios en el mundo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció este miércoles un nuevo confinamiento nacional de un mes para intentar frenar la expansión de la pandemia de coronavirus en Francia.

La nueva restricción se aplicará a partir de la medianoche del jueves al viernes, «como mínimo» hasta el próximo 1 de diciembre, y pidió la responsabilidad de todos para ralentizar esta segunda ola, que advirtió de que será «más dura y mortífera que la primera».

Alemania por su parte anunció este miércoles el regreso desde el 2 de noviembre a las restricciones masivas para atajar la propagación de la segunda ola del coronavirus, con cierres con compensación económica de teatros a gimnasios, de cines a spas y ferias, pero con colegios y comercio abiertos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de los ejecutivos de los 16 «Länder» llegaron a este acuerdo básico, que se prolongará por cuatro semanas desde esa fecha e incluye la reducción a diez personas de dos distintos domicilios las reuniones en espacios privados.

En Italia, las nuevas medidas fueron mal recibidas con manifestaciones en Roma y varias ciudades que desde el fin de semana rechazan el cierre de bares y restaurantes a partir de las 18H00, y de todos los teatros, cines y gimnasios durante un mes.

En Milán y Turín (norte) las protestas del lunes acabaron en enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, actos de vandalismo contra tranvías y vitrinas de comercios rotas, entre cruces de cócteles molotov y gases lacrimógenos.

En España, donde se proclamó el estado de emergencia y toque de queda, los médicos del sistema público, exhaustos después de más de seis meses de pandemia, iniciaron este martes una huelga nacional, la primera en 25 años, para reclamar un mayor reconocimiento a su labor.

Publicidad