El día que Usain Bolt puso el récord inquebrantable

El 16 de agosto es una fecha importante para el atletismo porque fue ese día pero de 2009 que Usain Bolt logró una hazaña impensable, pues logró imponer el récord de 100 metros en 9.58 segundos, para así proclamarse campeón del mundo.

El escenario fue el Estadio Olímpico de Berlín, el mismo que en 1936 vio cómo Jesse Owens se colgó la medalla de oro ante los ojos de un incrédulo Adolf Hitler. Más de siete décadas después sería el lugar en el cual, Bolt pudo superar por 11 centésimas a Tyson Gay y así se convirtió en el hombre más rápido de la historia.

Bolt era un joven de 22 años que acaparaba los reflectores; cuando retumbó la señal de salida todo el recinto enmudeció y vio cómo el jamaicano ya lideraba desde los primeros 30 metros, posición que ya no soltó hasta quedarse con la parte alta del podio.

Tras consumarse la victoria, el estadio estalló en euforia y ovacionó al atleta que celebraba con la bandera de su nación en los hombros mientras hacía la señal del avión, todo acompañado con su característica sonrisa.

Vía: MedioTiempo