Redacción

Japón.- La llamada nación ‘del sol naciente’ ha invertido cantidades exorbitantes de recursos para albergar los Juegos Olímpicos que debían llevarse a cabo en el concluido 2020, y que por las razones de salud pública conocidas, se pospusieron para el 2021.

A los 12 mil 300 millones de dólares de la inversión, hay que sumarle dos mil 800 millones más, costo por la postergación a 2021 a causa de la pandemia de Covid-19; solamente el estadio olímpico tuvo un costo de mil 400 millones de dólares.

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha manifestado su presión para que no exista ninguna variante y la justa se celebre como hasta ahora se tiene programado.

Los acuerdos previos de beneficio y repercusión económica, son imposibles de renegociarse, un ejemplo es vínculo de la justa con la cadena de televisión estadounidense NBC, que les paga siete mil 700 millones de dólares por los derechos de transmisión de 2016 a 2032; es decir, por cinco ediciones olímpicas, incluidas el mismo número de los Juegos Invernales, que en 2022 se llevarán a cabo en Beijing, China.

Los resultados de la encuesta que realizó la prestigiosa agencia informática ‘Kyodo News’ el pasado fin de semana no fue bien tomado por la oficina presidencial del  Comité Olímpico presidido por el alemán Thomas Bach, al descubrir que el 80% de los encuestados en Japón aseguran que los Olímpicos deberían suspenderse definitivamente, o bien volver a postergarse.

Esta agencia, ante la misma pregunta, pero en diciembre, encontró un resultado de rechazo del 60%; es decir, en un mes aumentó 20% la percepción negativa de los nipones ante sus Olímpicos. 35% de los encuestados quisieran que se cancelaran, un 45% aseguró que lo mejor es aplazarlos de nueva cuenta.

Los resultados se dan respecto al estado de emergencia porCovid-19 que presenta el país, pese a eso, y el general opinar de la población es que los japoneses no quieren saber nada de los Olímpicos.

Publicidad