Redacción

Croacia.- A menos de 24 horas de haber sufrido los estragos de un sismo de 5.2 grados en la escala de Richter, la nación croata sucumbió ante un nuevo fenómeno que alcanzó los 6.4 grados, y que devastó varias de sus ciudades.

El alcalde local de Petrinja, el epicentro del sismo, Darinko Dumbovic, informó de manera inmediata que el siniestro dejó bajas innumerables por el momento, así como daños materiales irreparables.

El movimiento telúrico de 6.4 grados de magnitud se sintió en, en el centro de Croacia, lo que dejó un número indeterminado de personas fallecidas, así como varias personas lesionadas, y se suman la gran cantidad de personas desaparecidas hasta el momento reportadas, informó el alcalde local, Darinko Dumbovic en su primera declaración al respecto.

“Petrinja está en ruinas. Hay muertos y heridos, hay desaparecidos. No hay casa que no haya sido dañada. Las ambulancias no pueden llegar a todos los lugares. Es un caos,” dijo.

“Al menos 6 personas están graves y 20 con heridas leves. Nuestros pensamientos están con las familias de los muertos y heridos», anunció el Ministerio del Interior del país en un comunicado en Twitter.

Asimismo, el mandatario destacó que los servicios de emergencia ya laboran para rescatar a la gente de los escombros y que el Ejército ha acudido a la zona para ayudar en las tareas, pero por la cantidad de afectaciones, no descarta solicitar ayuda internacional.

Ayer, cerca de las 06:28 horas locales, ocurrió otro sismo de 5.2 grados de magnitud, que dejó numerosos daños materiales, pero no reportó bajas humanas o lesionados.

Cabe destacar que este segundo terremoto ocurrió justo mientras el mandatario daba declaraciones acerca de los daños del siniestro ocurrido ayer en ese mismo lugar.

RC

Publicidad