Publicidad

Redacción

Guatemala.- Violentos enfrentamientos están protagonizando policías de Guatemala y la caravana de miles de migrantes que se encuentran en ese país para llegar a Estados Unidos, diversos medios y agencias de información están reportando que las autoridades han utilizado gas lacrimógeno para detener el avance de las personas.

El grupo de migrantes fue atacado también por integrantes del Ejército de Guatemala cuando intentaron avanzar en una carretera al oeste del país, donde permanecen varados desde anoche.

Contingentes policiales y militares cercaron a los migrantes en una carretera del poblado de Vado Hondo, en el departamento de Chiquimula, en la frontera con Honduras. Después de que la caravana, que tiene unos 6 mil integrantes, según la policía, insistiera en avanzar. Los agentes usaron el gas lacrimógeno, haciéndola retroceder unos 200 metros.

La caravana comenzó a salir desde San Pedro Sula, en Honduras, en distintas fases durante el miércoles, jueves y viernes.

El Instituto Guatemalteco de Migración confirmó a periodistas que “se reportan varias personas heridas”, incluido su personal, miembros del Ejército de Guatemala y migrantes hondureños, aunque sin más detalles por el momento.

El grupo que se encuentra varado está compuesto por alrededor de 6 mil migrantes, mientras que los otros 3 mil hondureños que conforman la caravana han logrado avanzar en algunos casos y en otros la multitud se ha ido diluyendo o ha emprendido el viaje de vuelta a su país.

La caravana se coló ilegalmente entre la noche del viernes y el sábado por el puesto fronterizo El Florido, en el departamento de Chiquimula, 200 kilómetros al oeste de la Ciudad de Guatemala.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad impusieron al final del sábado una barrera policíaca unos 20 kilómetros después de la frontera de El Florido, siempre en Chiquimula, por lo que los migrantes se encuentran varados sin poder avanzar.

Al filo de las 07:00 hora local, los miles de hondureños intentaron romper la barrera policíaca, pero fueron reprimidos violentamente por aproximadamente un minuto por el Ejército de Guatemala y la Policía Nacional Civil, obligándolos a retroceder.

RC

Publicidad