Redacción

México.-  El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell comentó que hasta el martes 12 de enero se han tenido de 360 reacciones alérgicas, en este caso, a la vacuna contra covid-19 elaborada por Pfizer y BioNTech, de los cuales 12 se han considerado graves.

“Esos han sido analizados. La gran mayoría han sido descartados como posiblemente asociados a la vacunación. Hay 3 en particular, el más notorio es el que hemos comentado en días pasados de nuestra compañera médica de Coahuila que presentó una encefalomielitis de tipo alérgico”, indicó en la conferencia de prensa vespertina sobre Covid-19.

A estos eventos, señaló, se les llama Eventos Supuestamente Atribuible a las Vacunación e Inmunización (ESAVI), término técnico acuñado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para fármaco vigilancia en general y de la  vacunación.

“La noticia muy importante es que la gran mayoría, 96% de estos eventos son leves”, destacó.

En conjunto, presentaron cefalea (dolor de cabeza), astenia (sensación de debilidad), adinamia (debilidad temporal para moverse), dolor, hipersensibilidad, mareo, sensación de dificultad para respirar, fiebre, escalofríos, diarrea, taquicardia, tos, dolor muscular, dolor de articulaciones, nauseas, dolor abdominal, escurrimiento nasal, crisis convulsiva (los tres eventos), hinchazón y vómito en dos personas.

Respecto a la advertencia hecha por la empresa Pfizer y por BioNTech hicieron respecto a la alergia grave hay especial cuidado en vigilar a las personas que se conoce que tienen historia de alergias graves, porque es una contraindicación relativa que si alguien tiene ese historial debe ser vigilado.

Pide denunciar lucro político

En cuanto al programa de vacunación, el funcionario de la Secretaría de Salud pidió a la población que denuncie a cualquier persona, sean Siervos de la Nación o no, que pretenda lucrar políticamente con la vacuna contra la Covid-19 en etapa electoral.

“Definitivamente si alguien en el territorio en donde llegará la vacuna que será a todo el país identifica que cualquier persona, Servidoras o Servidores de la Nación, cualquier persona involucrada en el proceso de vacunación está haciendo un uso político electoral de la vacuna debe denunciarlo, definitivamente, es un delito grave”.

Esto, añadió, es parte de los mecanismos de garantía y, desde luego, el personal está siendo capacitado continuamente, con el mensaje explícito que viene desde el presidente Andrés Manuel López Obrador y de los funcionarios involucrados: “No es para uso político, es para un fin noble que es la prevención y el control de la epidemia”, sentenció.

Para el 31 de enero se espera haber vacunado a todos

Sobre cuándo terminarán de vacunar al personal de salud no solo de las instituciones públicas, sino de las privadas, sólo comentó que también estos trabajadores de la salud del ámbito privado están contemplados para la vacunación con el mismo nivel de priorización que el personal que trabaja en instituciones públicas de salud y esto depende de su exposición al virus SARS-CoV-2 en el ámbito del trabajo, lo que técnicamente se le llama “personal de la primera línea de respuesta”.

Además, admitió que nunca han existido censos sobre el personal médico en el país y que se vayan actualizando. Entonces, a través de los Centros Reguladores de Urgencias Médicas (CRUMs) que en algunos estados tienen otra modalidad, el Centro de Reguladores de Urgencias Médicas Nacional y la Coordinación Nacional de Protección Civil, están colaborando en la integración de un censo.

“Y en su momento, otro reto adicional es validar el censo, asegurar que la persona que está ahí registrada legítimamente está trabajando en operaciones relativas a covid-19, pero van a ser incluidas”, indicó.

“Respecto a los hospitales privados hemos pedido ayuda de la Asociación Mexicana de Hospitales Privados y el Consorcio Mexicano de Hospitales Privados, presididos por Olegario Vázquez Aldir y Julio Potes Jiménez, respectivamente, para tener este primer censo básico de los hospitales privados”, añadió.

La aspiración es que para el 31 de enero, el personal médico que está en la primera línea de lucha contra la covid-19 esté vacunado como medida de prevención de esta enfermedad, añadió.

Para la vacunación de la población en general, explicó que también habrá un censo nacional y el identificador será la Clave Única del Registro Poblacional (CURP) y para la población adulta mayor que no lo tenga será mediante de los censos de programas sociales, donde ya se tienen registros y se está trabajando para cargarlos en las plataformas. Y para quién no esté registrado en ningún censo pero se presentó físicamente se le incorporará levantando un acta de hechos para convalidar quién es la persona vacunada.

RC

Publicidad