Redacción

Guanajuato.- Los restos desmembrados de una persona fueron dejados este jueves, día último del año, en los municipios de Celaya, Cortazar y Villagrán. En cada punto se localizaron ‘narcomantas’ con amenazas de un grupo criminal.

En el lugar conocido como Palo Seco, ubicado en la avenida Constituyentes esquina con la avenida Mutualismo, se encontraron restos humanos, específicamente la cabeza y el torso de un hombre.

Bajo el puente elevado de la carretera Panamericana Salamanca-Celaya, en el entronque a Cortázar, abandonaron un par de piernas.

En la entrada a Villagrán se encontraron los brazos, al parecer correspondientes al mismo cuerpo.

En los tres lugares, así como en la localidad de Rincón de Tamayo en Celaya, se encontraron ‘narcomantas’ que fueron retiradas casi de manera inmediata por los primeros respondientes, a fin de no alarmar a la ciudadanía.

Publicidad