Redacción

Estados Unidos.- De acuerdo con funcionarios de salud del Centro Médico Aurora en Grafton, Wisconsin, citados por medios estadounidenses, alguien sacó 50 contenedores de un refrigerador para acceder a otros artículos guardados allí y olvidó volver a meter los contenedores a refrigeración.

El hecho ocurrió el viernes pasado, aunque es a penas hace unas horas que las autoridades del nosocomio se manifestaron respecto al incidente, posterior a haber realizado una investigación interna. Cada contenedor tiene 10 dosis de la vacuna.

Aunque se suministraron vacunas a algunos trabajadores en las 12 horas posteriores, cuando aún eran viables, la mayoría tuvieron que ser desechadas debido a los requerimientos de baja temperatura para la efectividad de la sustancia.

Según los datos proporcionados, la vacuna de Moderna puede mantenerse estable hasta 30 días a una temperatura de entre 2° y 8° centígrados, es decir, en un refrigerador doméstico; A -20° centígrados su duración se extiende hasta a seis meses, pero en  temperatura ambiente sólo mantiene sus propiedades durante 12 horas.

El Sentinel Journal, que dio a conocer la información de las vacunas desechadas, dijo que una investigación interna descubrió que se trató de un ‘error humano no intencional’.

Fuente: @journalsentinel

Publicidad