Decide quinceañera bailar el vals junto a su padre, en medio de una construcción donde él trabajaba

Redacción

Perú.-  John Díaz es un albañil que nunca olvidará el cumpleaños XV de su hija, y no fue precisamente por la gran fiesta que se le hizo a la menor, sino el verdadero sentimiento de amor que ella le profeso a su progenitor al pedirle bailar su vals, en medio de la calle, junto a la construcción donde él se encontraba laborando.

Dakota Díaz, usando un bello vestido blanco llegó a la construcción donde su padre se encontraba precisamente laborando.  Ella solicitó que bailaran el tradicional vals de XV años en ese preciso lugar, en medio de la calle, rodeados por ladrillos, cemento y los curiosos que se conmovieron con la escena.

Aunque el hecho ocurrió el pasado 11 de septiembre, fue apenas esta semana que se volvió viral, luego de que el video fue grabado en la calle San Ignacio, en Trujillo, Perú circulara por redes sociales.

Enfurece cuando le negaron el servicio al no llevar su cubrebocas; ahora publica su versión

Publicidad

Sandra Olivares, madre de la quinceañera, y quien grabo la escena dijo que la idea fue de la menor explicó que ella sentía un poco de temor de que la sorpresa no le gustara a su esposo, pero que su hija le insistió en que la llevara a bailar con su papa, “Ella desde chiquita ha sido muy apegada su papá, es muy cariñosa con él».

La mujer también explicó que, como pasa con muchas familias de Latinoamérica, han tenido que lidiar con las dificultades de la pandemia, por ejemplo, ella y su hija son instructoras de baile, por lo que han tenido que adaptarse para poder seguir dando clases a distancia, además de que no pudieron celebrar la fiesta de XV años, por que las reuniones sociales aún están prohibidas.

Dakota explicó un medio local la sorpresa a su padre: «Lo hice para ir a sorprender a mi papá, para sorprenderlo, debido a su trabajo y la pandemia, no iba poder venir a la casa».

Al mismo tiempo la menor relató que luego de sorprender a su padre, él no quería bailar con ella porque tenía miedo de ensuciar el vestido, «En ese momento le dije que no me importaba el vestido, sino bailar con él. Al principio no quería, pero luego lo abracé y ya no lo quise soltar, entonces se sintió muy contento y feliz».

La quinceañera relató que luego del baile conversaron y él se puso a llorar de felicidad, además, sus compañeros de la obra lo felicitaron.

 

RC