Cuestionan la presencia permanente de la Guardia Nacional en varios estados México

Redacción

México.- Tras un análisis de la organización México Evalúa se destacó que la Guardia Nacional solo está presente de manera de forma permanente en un 11 % de estos municipios, pero no donde se necesita más su participación.

En este estudio, presentado por Magda Ramírez y Miximilian Holst, se focaliza a observar la actividad de la GN, en un estudio de factibilidad de la estrategia planteada, identificando cinco ‘hotspots’ con las tasas más altas de homicidios que se conforman por 93 municipios y sólo en 23 hay presencia permanente de la Guardia, lo que contraviene a la idea de desplegarse en las zonas más ‘calientes’ del país.

Se sospecha que el objetivo central de la Guardia es atender las zonas con más homicidios del país, con mayor presencia de grupos criminales o con más niveles de debilidad de las instituciones locales, sus coordinaciones territoriales coinciden con las zonas más letales del país, con mayor presencia de grupos criminales pero su presencia en otros estados no comulga con esta idea.

En la conferencia matutina del 13 de agosto de 2019, el secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Cresencio Sandoval, presentó una serie de mapas que mostraban las hasta ese momento 150 coordinaciones territoriales, a lo largo de las cuales están desplegados los efectivos de la Guardia Nacional.

Su despliegue parece tener sentido en algunos lugares como Tijuana, que en 2019 tuvo una tasa de homicidios por 100 mil habitantes muy elevada (110.4) ―como referencia, la tasa nacional fue de 24.1―. Pero se contrapone al comprobar que también hay elementos desplegados en municipios como Valladolid en Yucatán (con una tasa de apenas 1.2), con lo que la estrategia deja de ser clara.

Para México Evalúa, la división de ‘hot spot’ resulta importante para entender la forma de trabajo de la Guardia Nacional y con esta herramienta dividieron en cinco clústers que abarcan el 3% de todos los municipios del país, pero en ellos ocurren uno de cada seis homicidios registrados a nivel nacional.

Clúster Guanajuato-Michoacán

Lo integran 36 municipios: 28 de Guanajuato y ocho de Michoacán. Este clúster es, sin duda, el más letal, con 4,491 asesinatos, el 9% del total nacional. El 85% de los homicidios en Guanajuato ocurrieron en este clúster. Por su parte, la Guardia Nacional cuenta con una presencia permanente en 22% de los municipios, es decir, en ocho de los 28 que forman parte del clúster.

Clúster Morelos-Guerrero: coordinación compleja

Se conforma por 28 municipios y abarca cuatro entidades: 19 municipios de Morelos —53% del estado—, seis de Guerrero, dos del Estado de México y uno de Puebla. Aquí sucedieron el 3.2% de los homicidios (1,604) ocurridos en el país durante el periodo. Únicamente cinco (18%) de los municipios del clúster cuentan con presencia permanente de la Guardia Nacional. Para los 23 municipios restantes, la Guardia debe trasladarse a ellos, lo que demora su velocidad de respuesta debido a la infraestructura vial y al complejo relieve. Además, el hecho de que este clúster se extienda en cuatro entidades probablemente genera problemas de organización entre las coordinaciones territoriales de la Guardia Nacional.

Clúster Colima: un despliegue insuficiente

De los 10 municipios de Colima, seis forman parte de este clúster y en ellos se concentra el 95% de los homicidios ocurridos en la entidad. Lo preocupante es que la Guardia Nacional cuenta con presencia permanente únicamente en dos de los municipios del clúster: Manzanillo y Colima. Según los reportado en agosto de 2019, 325 integrantes de la Guardia Nacional, repartidos en estos dos municipios, brindan apoyo a las fuerzas de seguridad locales.

Clúster Zacatecas: el reto de la geografía

En él se agrupan nueve municipios de los 58 que conforman el estado. Los 663 homicidios ocurridos aquí representan el 67% del total del estado. En este clúster encontramos presencia permanente de 1,558 efectivos de la Guardia Nacional en cuatro municipios.

Clúster Chihuahua-Durango-Sinaloa: un extenso territorio

Los 11 municipios que integran este clúster se reparten de la siguiente manera: ocho en Chihuahua, dos en Durango y uno en Sinaloa. En ellos ocurrieron 362 homicidios, que pueden parecer pocos comparados con los que sucedieron en los demás clústeres, pero dado el tamaño de su población, tiene tasas de homicidio muy altas. De forma similar al caso de Zacatecas, el traslado de las fuerzas de la Guardia Nacional se ve dificultado por la gran extensión territorial de los municipios y su relieve complejo

Recomendaciones

Luego del estudio se afirma que con el despliegue territorial implementado hasta ahora no se han logrado reducir los homicidios, lo que genera dudas sobre su objetivo central y, por tanto, sobre cómo medir su efectividad.

Al mismo tiempo rinde algunas recomendaciones que podrían funcionar

  • Despliegue focalizado. Los cinco clústeres de homicidios deberían tener efectivos desplegados en cada uno de los municipios que los componen. Actualmente, sólo hay presencia fija en 25% de ellos.
  • Intervenciones ad hoc. Un despliegue adecuado no es suficiente. La Guardia Nacional debe realizar diagnósticos sobre las causas relacionadas con los homicidios en distintas zonas del país por ejemplo, en los clústers señalados. Es posible que la violencia letal en Chihuahua se genere por motivos distintos a los que originan los homicidios en Morelos o en Colima. Con información sobre los factores que facilitan la violencia homicida en cada lugar, se pueden diseñar intervenciones a la medida de cada población. En algunos municipios hará falta un patrullaje más frecuente; en otros, se requerirá la implementación de programas de prevención de la violencia; y quizá en otros, se requieran operativos para desarticular células criminales específicas.
  • Focalización de recursos humanos y financieros. La Guardia Nacional necesita comunicar cuáles son sus prioridades y si los cinco clústeres que identificamos son las zonas del país que requieren de mayor atención para focalizar allí sus recursos. Tener efectivos de la Guardia en zonas que no son problemáticas —en términos de violencia letal— puede representar un desaprovechamiento de los recursos.
  • Evaluación periódica de las zonas más letales. Los hot spots son dinámicos y cambian con el tiempo. Al igual que una enfermedad, cuando no se atienden su diagnóstico y los síntomas empeoran. Así, es necesario analizar los hot spots en intervalos trimestrales o semestrales y adaptar el despliegue de las fuerzas a las necesidades del momento.
  • Coordinación interestatal para atender la violencia letal. La violencia letal responde a dinámicas y factores que rebasan los límites administrativos de las entidades. Por ello, es necesario redefinir las coordinaciones territoriales en función de los hot spots de homicidios para mejorar la coordinación entre los elementos desplegados en distintos estados, ya que en tres de los cinco clústeres que identificamos la violencia letal rebasa las fronteras estatales.

Con información de https://www.mexicoevalua.org/