Redación

Querétaro.- Hace cuatro años que un husky de nombre ‘Toko’, se extravió en la capital del estado de Querétaro, a pesar de las pocas probabilidades de volver a verlo, su familia nunca dejó de buscar y hoy ha vuelto a casa.

La historia conmovió a los internautas que compartieron la felicidad de Eric y su familia, cuando finalmente posteó:  “Quiero agradecerles a todos y cada uno de ustedes que apoyaron en esta búsqueda… ya lo encontré… ya les diré los detalles. Ahora, otro gran favor ocupo un veterinario que me pueda recibir en este momento, está muy lastimado de su pierna”, esto tras años de una larga búsqueda.

Desde que la familia de ‘Toko’ perdió datos sobre su paradero, se unieron a distintos grupos de Facebook, y jamás se rindieron, colocaron volantes, y buscaron en las calles, pero no tuvieron respuesta, siempre se mantuvo al pendiente de las publicaciones y un día se difundió la foto de un perro husky, adulto, con aspecto desaliñado por pasar tiempo en las calles cerca del área norte de la ciudad.

A Erik le pareció que el lomito de la publicación era su ‘Toko’, por lo que fue a buscarlo a la zona, pero ya no logró hallarlo. Entonces, volvió a pedir ayuda en redes sociales, alertando que el perro que habían publicado, quizá podría ser suyo.

“Hace entre 4 y 5 años se me extravió mi perro, husky de 4 años, lo busqué y nunca logré encontrarlo…. anoche en dos publicaciones diferentes con dos personas diferentes pusieron las fotos de un husky que se veía viejito, caminaba con dificultad… viendo las fotos detenidamente es mi perro, el que perdí ya hace algunos años; se llama Toko”, relató Erik en los grupos de Facebook.

El mensaje fue respondido con solidaridad y poco a poco fueron reuniendo pistas, y un par de días después, le informaron que alguien lo había resguardado en una gasolinera, por lo que la familia se dirigió al lugar y corroboraron que, después de tanto tiempo, al fin era “Toko” Para ellos, “es un milagro” que haya logrado sobrevivir solo, sorteando los peligros en las calles y que esté relativamente bien de salud.

“Toko contó con muchísimos ángeles que ayudaron a que nos reencontrarnos y no tengo palabras para agradecércelos a todos y cada uno de ustedes”, agregó al lado de una foto donde se reencontró con su mejor amigo.

Publicado por Erik P. Grotewohl en Martes, 29 de diciembre de 2020

Publicidad