«Caca = dinero»… Beneficios de reciclar las heces

Una de las tradiciones en el mundo del espectáculo, sobre todo en el teatro, es desearse entre los actores «¡¡¡mucha mierda…!!!».

Esto viene desde los siglos XVII y XVIII, cuando las clases más adineradas acudían al teatro en coches de caballos. Cuanto mayor era la presencia de equinos -que no se recataban en vaciar sus intestinos mientras aguardaban a que sus amos terminaran de ver la función-, mayor era también el número de espectadores con posibles, que eran los que, al arrojar como era costumbre monedas al escenario según le gustara más o menos la obra, incrementaban el beneficio de actores y empresario. En definitiva, a mayor número de excrementos de caballo mayor recaudación.

De acuerdo con un artículo publicado por Leonardo Huerta Mendoza en la Gaceta UNAM, los deshechos humanos y los del ganado vacuno son fuente de sustancias químicas muy valiosas. La materia fecal es una valiosa fuente de nutrientes, energía y metales, los cuales pueden ser recuperados y reutilizados

Desde hace algunos años la palabra basura tiene otro significado, lo que antes eran desechos ahora son fuente de recursos naturales. Los residuos orgánicos domésticos se utilizan como composta en las tierras de cultivo en tanto que los desechos inorgánicos se reutilizan como materia prima para otros productos.

Esta necesidad de utilizar nuestros desechos ha llevado a algunos científicos a considerar a las heces humanas y del ganado vacuno como fuente de algunas sustancias químicas muy valiosas.

Publicidad

Investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia y de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos encontraron que el creciente número de reses en el mundo produce tanta materia fecal que, calculan, hacia 2030 superará en seis veces la cantidad de las heces humanas.

En un artículo publicado en la revista Nature Sustainability, “Estimation of global recoverable human and animal faecal biomass”, hacen un recuento de la enorme cantidad de excrementos que se extiende por todo el planeta.

Uno de sus resultados fue que las heces humanas y animales son una amenaza persistente a la salud pública del mundo, pero también que son una gran oportunidad de extraer las valiosas sustancias que contienen.

En su artículo presentan el primer informe a escala global de las heces recuperables desde 2003 hasta 2030 a partir de estimaciones de la población humana y ganadera por país, y también la producción estimada de heces por especie, humana o animal.

En 2014 la cantidad total de las heces fue de 3.9 × 1012 kg por año (3 mil 900 millones de toneladas), con un incremento anual desde 2003 de >52 × 109 kg (5 mil 200 millones de toneladas), y se espera que en el 2030 llegue al menos a 4.6 × 1012 kg (4 mil 600 millones de toneladas). Lo anterior se debe al creciente número de reses que satisfacen nuestro apetito de carne y productos lácteos.

El estudio pone énfasis en los retos de recuperar los recursos contenidos en las heces y en las políticas de salud pública global necesarias para su manejo seguro porque las poblaciones países de bajos ingresos soportan la enorme carga de las heces, principalmente animales, en sus hogares o en los alrededores, y en cómo la contaminación fecal está relacionada con enfermedades infecciosas.

Los autores del estudio calcularon la cantidad de desechos que producirían humanos y animales en diferentes lapsos, en especial en la década siguiente. De esta manera, encontraron que ahora producen 4.3 mil millones de toneladas y que entre 2003 y 2014 cada año la cantidad aumentó en 57 millones de toneladas.

Poco más de 10% de estos desechos se produce en lugares que no están conectados a los sistemas de alcantarillado, en tanto que 56% se maneja en las casas de las personas.

Los investigadores consideran muy urgente encontrar una manera de manejar estos desechos, y recomiendan que pensemos globalmente no sólo en cómo contener las heces, sino también en cómo reutilizarlas, porque la materia fecal es una sorprendentemente valiosa fuente de nutrientes, energía y metales, los cuales pueden ser recuperados y reutilizados.

Calculan que hacia el 2030, de los desechos en el planeta se podrían recuperar 100 millones de toneladas de fósforo, 5.5 millones de toneladas de magnesio más una gran cantidad de nitrógeno y hierro. Según el estudio, investigaciones anteriores encontraron que extraer metales de las heces de un millón de personas produciría una ganancia de trece millones de dólares.

La investigación muestra la enorme cantidad de desechos fecales en el planeta, pero al mismo señala las potenciales ventajas de este problema para convertirlas en una solución de dos partes. Al reciclar la materia fecal se retiraría una gran cantidad de desechos que frecuentemente terminan empeorando las condiciones ambientales y dañando la salud humana y al mismo tiempo ayuda a satisfacer la necesidad de recursos naturales, como el fósforo.