Inicio El Estado Buscaron enterrar el caso de Odebrecht

Buscaron enterrar el caso de Odebrecht

Antes de concluir el sexenio, el Gobierno de Enrique Peña Nieto intentó archivar la investigación del caso Odebrecht contra Emilio Lozoya, dándole valor a la versión de que el dinero de los sobornos en realidad eran depósitos relacionados con negocios de Fabiola Tapia, una empresaria que falleció en el 2004.

Fuentes allegadas al caso y documentos consultados confirmaron que en marzo de 2018, cuando la Fiscalía General de la República (PGR), le dio carpetazo al expediente contra César Duarte por lavado de dinero y fraude fiscal, también intentó cerrar el caso de Emilio Lozoya.

Altos funcionarios de la administración pasada llevaron el caso con José Antonio Meade, quien como candidato presidencial del PRI pidió no archivar el expediente e investigar a fondo. La fuente atribuye a esa decisión la presunta intención de Lozoya de involucrar al ex Secretario de Hacienda con el pago de sobornos.

Los ejecutivos de Odebrecht revelaron que pagaron 10.5 millones de dólares al ex director de Pemex en cuentas bancarias de las empresas “Off Shore Zecapan” y “Latin America Asia Holdings Ltd.”

La idea de los operadores del gobierno era que se hicieran valer unas pruebas que establecían que Fabiola Tapia, asociada con Odebrecht en las obras de la refinería de Tula, prestó 6 millones de dólares a Zecapan y que compró las acciones de Latin America Asia Holdings en el año de 2012.

Incluso en el 2017, cuando Fabiola Tapia ya tenía tres años de fallecida, apareció un contrato en el que un tal Favio Valdovinos Cortez le vendió a esta empresaria las acciones de Latin America Asia Holdings por mil dólares.